Dolor en el coxis

No se entiende con claridad qué partes de la anatomía pueden causar dolor en el cóccix. En muchos casos no se conoce la causa exacta del dolor (lo que se llama coccigodinia idiopática), y en estos casos se tratan los síntomas.

Posibles causas subyacentes de coccidinia

En general, el diagnóstico de la causa de la coccidinia identificará una de las siguientes causas subyacentes del dolor:

  • Traumatismo local. Una caída con golpe en el cóccix puede inflamar los ligamentos o lesionar el cóccix o la unión coccígea con el sacro. Esta es probablemente la causa más común de la coccidinia.
  • El parto. Durante el parto, la cabeza del bebé pasa por encima de la parte superior del cóccix, y la presión creada contra el cóccix a veces puede resultar en lesiones en las estructuras del cóccix, así como la hiperflexión de este o desviación.
  • Presión. Ciertas actividades que ejercen presión prolongada sobre el cóccix, como montar a caballo y sentarse sobre una superficie dura durante largos periodos pueden provocar la aparición de dolor en el cóccix. El dolor en el cóccix debido a estas causas por lo general no es permanente, pero si la inflamación y los síntomas no se tratan, el dolor puede llegar a ser crónico.
  • Tumor quiste o infección. Con muy poca frecuencia, la coccidinia se debe a un tumor o una infección en la región del cóccix que ejerce presión sobre el cóccix.

Como lo tratamos?

  • Via rectal: es una técnica intracavitária que nos permite llegar directamente al coxis, sus ligamentos y tejido muscular y fascial de manera que con pocos minutos se puede resolver el problema de recolocación y elastificación de la zona.
  • Physium: preparamos el tejido desde fuera con bombeos antiinflamatorios, elastificación del tejido y tracción de los ligamentos que se insertan en el coxis.

Que pasa si no tratamos el dolor de coxis?

A parte de seguir soportando el dolor en esa zona, nos provoca grandes compensaciones al resto de la columna.

Habitualmente provoca torsiones de sacro que derivan en dolor lumbar, así como una actitud escoliótica en toda la columna que nos puede acabar provocando dolor cervical y migrañas.

Ir arriba